Carnaval de Barranquilla, una fiesta para todos

Carnaval de Barranquilla

La fiesta del Carnaval de Barranquilla tuvo su a aparición en el siglo XIX. Si bien, no se cuenta con registros exactos de cuándo se realizó el primer carnaval, algunos autores afirman que se efectuó en el año 1876, como forma de burla a los españoles que habitaban la región en aquella época.

Desde entonces y hasta nuestros días, el Carnaval de Barranquilla pasó de ser un evento burlesco a un ícono de la cultura barranquillera, convirtiéndose en el evento de mayor envergadura de Colombia, organizado y dirigido por la Fundación Carnaval S.A; reuniendo a miles de personas, extranjeras y locales, en un solo lugar. Razones suficientes para haber recibido el reconocimiento de Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad por parte de la UNESCO.

Al referirse al Carnaval de Barranquilla es inevitable tocar las fibras religiosas que aún conservan algunas personas. Según la etimología de la palabra Carnaval, la Iglesia Católica, en aquel entonces fue paciente con los feligreses concediéndoles la oportunidad de prepararse para la cuaresma o Semana Santa, despojándose antes de todo lo “carnal”. Es entonces que la palabra carnaval, proveniente del latín “carnevale”: carne (carne) y vale (adiós), se refiere a la fiesta para satisfacer las necesidades del cuerpo y preparar la mente para un encuentro espiritual.

Así, la fiesta del Carnaval de Barranquilla se realiza durante los meses de febrero y marzo, según el año; desde el sábado hasta el martes anterior al miércoles de Ceniza. Iniciando con la Batalla de Flores y culminando con el entierro de Joselito Carnaval.

Generalmente, turistas y citadinos disfrutan de principio a fin el Carnaval de Barranquilla, incluso los pre-carnavales, que tienen cabida un mes antes de iniciar el Carnaval de Barranquilla, donde las personas se preparan con algunos eventos importantes como la lectura del bando, comparsas y desfiles nocturnos adornados con faroles de colores, la elección y coronación de la reina del Carnaval, quien se convierte en la principal anfitriona; y la popular Guacherna.

Es pues el Carnaval de Barranquilla, un acontecimiento familiar y de inclusión social, donde las personas disfrutan experiencias inolvidables al ritmo del son caribeño.